Si tienes cualquier duda llámanos 943 77 20 88
Gestión Servicios Residencialeswww.gsr.coop

Inicio del Alarde de la Residencia

Éste año hacemos 25 años de la primera vez que se celebró el alarde en la residencia Inmaculada. La persona que se ocupó de ello fue Sor Conce, entonces directora del centro. Su ilusión por su trabajo y por que los residentes pudieran celebrar la fiesta de Irun, le hizo organizar una de las fiestas más bonitas de este pueblo.

Cuentan las Hermanas Pasionistas que Azken Portu comenzó en el año 1994 cuando Juan Otxandorena, cuyos padres estaban en la residencia, le invitó a su amigo Ernesto Quiroga, Capitán de Azken Portu en aquel tiempo. A este le gustó la idea y comenzó a colaborar, ampliando la compañía en los años sucesivos.  

Desde entonces no se ha dejado de celebrar los SAN MARCIALES en la residencia, ya que es un día muy especial para los residentes. Por todo ello, hemos hecho una pequeña entrevista a la 1ª Cantinera, Sor Pía, Hermana Pasionista y enfermera del centro, que derrochó alegría desfilando por los jardines.

 

ENTREVISTA A SOR PIA

Hola Sor Pía, este año hacemos 25 años desde el primer alarde celebrado en la residencia,

 

1.      ¿Cómo y por qué surgió  la idea?

2.      Ese primer año, ¿Cómo celebrasteis la fiesta?

3.      ¿Cómo vivieron ese primer año los residentes la fiesta?

 

Hola Enara y Nahikari: Gracias por haber pensado en mí, con mucho gusto tratare de responder a las preguntas que me habéis mandado, ya que me hace ilusión recordar tiempos pasados.

 

1.-  Allá por el año 1991. La idea surgió simplemente al observar la nostalgia que se sentía al acercarse estas fiestas en los residentes especialmente en los de la zona. Así que se nos ocurrió hacer un  mini-alarde y sorprenderles.

 

2.- El primer año fue muy sencillo. Conseguí el atuendo, gracias a la colaboración de algunas que se ofrecieron a ayudarme. Y el día de San Marcial me vestí de cantinera y me presente en el comedor a la hora de la comida, al ver la ilusión que les hizo, demostrando con aplausos y vivas a San marcial; decidimos ir organizando poco a poco, pero más a fondo, pues era una fiesta que les gustaba y les conmovía. Así que el año 1992 y 1993, los mismos residentes se implicaron, aportando cada uno lo que podía, ya que por entonces muchos de ellos eran válidos y dispuestos a colaborar, organizaban reuniones, hacían votaciones para elegir la cantinera y el sargento, y le bautizaron con el nombre de “Alarde txiki”.  La fiesta se celebraba con ilusión y con mucho entusiasmo.

 

3-  La fiesta se ha vivido siempre con mucha ilusión, con participación de familiares, amigos y otros muchos que se acercaban, para animar y curiosear.   

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.